jueves, 21 de enero de 2016

Esto no es cosa de niños #stopacosoescolar

Hoy estaba dispuesta a preparar un tema para publicarlo aquí, pero leyendo La Vanguardia he decidido aplazarlo para otro día.

Siento tanto dolor e incomprensión. No puedo entender por qué hay acoso escolar, por qué hay víctimas, verdugos y quién ve y no dice nada.

Imagen de CuidadoInfantil.Net


Lo cierto es que si lo pienso bien, todos son víctimas, unos porque sufren la agresión de unos, otros porque supongo que agreden como manera de escape de otras cosas (prefiero pensar que no actúan así de manera gratuita), o bien porque sufren una alteración del comportamiento o una patología, y otros porque son víctimas de amenazas o del miedo a ser el próximo, si hablan.

¿Qué está pasando? Tenemos más información que nunca, más medios de control que nunca…y no entiendo como un padre no puede darse cuenta de que a su hijo le pasa algo, o que su hijo no se comporta correctamente, digo yo que la chulería, la falta de valores, de empatía, de solidaridad, de compañerismo…se debe de reflejar de alguna manera. Lo desconozco, pero me gustaría pensar que sí (juegos, lecturas, comportamientos, aficiones...).

Por otro lado, los niños están en un colegio, donde hay profesores que no se limitan únicamente a dar la clase e irse. Quiero pensar que la gran mayoría conoce a sus alumnos, hacen tutorías, los observan en el patio, ven como es la dinámica de clase.

¿Cómo puede ser que entre todos no nos demos cuenta de esas conductas ofensivas, dolorosas, abusos de poder…? no lo puedo entender. Algo falla.

Valores. En casa entiendo que nos esforzamos en dar valores a nuestros hijos, es uno de los mejores legados que podemos dejarles. Deberíamos potenciar la valentía en decir a alguien que se está equivocando o que no está bien lo que hace. No puede ser que ante un acto así, mayores o pequeños giremos la cara porque no va con nosotros. Hemos de ayudar al débil, ofrecerle nuestra ayuda, decirle que hable con un adulto.

Algo está mal. Y como padres tenemos mucho que hacer. Un buen padre/madre no es el que le regala todos los caprichos a su hijo, no, es el que le dedica tiempo, pero de calidad. Que se preocupa por sus miedos, por sus inquietudes, por sus hobbies, por sus notas, que conoce a sus amigos… Deberíamos hablar más con ellos, preocuparnos por cómo se están construyendo los cimientos de su persona, cuáles son los modelos que están siguiendo, y si éstos son los correctos.

La comunicación entre los centros escolares y los padres debería ser fluida y en dos direcciones. Algo está mal, esto no es una cosa de niños, ACTUEMOS, esto no puede seguir así, no pueden haber más víctimas, son niños, necesitan nuestra ayuda.

Todos los padres queremos a nuestros hijos con locura, pero hemos de ser críticos y querer ver sus debilildades/problemas. Digo querer porque a veces negamos la realidad. No lo hagamos, sino no podremos ayudarles. Abramos bien los ojos.

Yo no soy experta en nada, pero algo me dice que deberíamos dedicar tiempo a nuestros hijos, tengan la edad que tengan, hablar con ellos, preguntarles por su día a día, saber cómo se sienten…conocerlos de verdad, preocuparnos por su mundo interior. Es difícil, el día a día es rápido, pero lo hemos de hacer por ellos, y por nosotros. Si sufren acoso, ayudarles, si son agresores, ayudarles también porque algo falla, y si han visto algo ayudarles a ser valientes y actuar. No giremos la cara. Es un problema que nos afecta a todos.

No puedo imaginar el dolor tan grande que deben sentir los padres de las víctimas ( se me rompe el corazón), y también el dolor de los padres de los agresores… Evitemos ese dolor, acabemos con estas conductas tan detestables. Actuemos todos y potenciemos el respeto, la solidaridad, el compañerismo, la empatía. Esto no puede seguir así. SON NUESTROS HIJOS.

Espero no haber molestado a nadie, no era mi intención. Entre todos podemos evitar muchas situaciones indeseables.

Un abrazo




4 comentarios:

  1. Yo me quedé colapsada al leer la carta del niño. No me puedo creer que se llegue a tal extremo y no me puedo creer que no se diera nadie cuenta!!! Y hablo en general, no solo de los padres.
    El acoso escolar está muy presente hoy día y es que no llego a entenderlo. Qué está pasando en nuestra sociedad para que estas cosas sean pan de cada día??? Yo recuerdo cuando era pequeña que si en algún momento algún niño sufría acoso, verdadero acoso por parte de compañeros de clase o colegio en general, los profesores, tutores o quien fuera, avisaba, se alertaba a quien hiciera falta y se cortaba de raíz.
    Somo ahora más permisivos que antes ante ciertas conductas??? No lo sé. Pero miedo me da que algún día mi hija pudiera pasar por algo así. En casa siempre fomentamos el explicar cómo ha ido el día y si en algún momento no nos hemos sentido bien por algo que ha pasado o lo que alguien nos haya dicho. La niña es muy peque, pero es una cosa que hacemos el papi y yo también pensando en el futuro, para que ella haga lo mismo y siempre nos pueda contar como se siente y si en algún momento pasa algo así.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo entiendo, de verdad. Yo recuerdo que en mi colegio se castigaba a los niños cuando se portaban mal, incluso había expulsiones...ahora, es cierto, las cosas han cambiado, en algunos aspectos salimos ganando pero en otros tengo mis duras. No sé chica... me quedo sin palabras...
      Ojalá mis hijos hablen en casa abiertamente de sus inquietudes, y como tú dices, eso se a de practicar desde chiquitines. Un besote

      Eliminar
  2. Los niños se empiezan a construir por los cimientos, es decir, por la familia y si no hay cimientos sólidos, la estructura se tambalea. Creo que es lo que pasa en muchas ocasiones, poca gente abusadora lo hace por una patología.
    Pero que ese niño sólo encontrase la solución en suicidarse antes de hablarlo con sus padres, con el aprecio que parece tenerles leyendo la carta, me parece muy fuerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me estremeció...qué dolor más grande. Ojalá con las nuevas medidas se consiga reducir el sufrimiento.

      Eliminar