lunes, 21 de diciembre de 2015

Tú puedes, chiquitín!

Mi hijo mayor acaba de cumplir 4 años. El papá de la criatura es un amante de la bicicleta, así que estaba claro que el regalo iba a ser una bici “de mayores” con ruedines. 

Para pedalear, es necesario que a nivel neurológico el niño esté preparado, que interiorice el movimiento, que por sencillo que parece, no lo es tanto para los más pequeños. Entre los 4-5 años el niño adquiere las habilidades motoras necesarias para mantener el equilibrio en la bici (si quieres leer más al respecto, pincha aquí)

Como muchos peques, cuando cumplió el añito tuvo una moto muy chula, cuando cumplió los 3 una bici sin pedales con la que desarrolló el sentido del equilibrio y  practicó el manejo del manillar. Así que al cumplir los 4 pensamos que una bici " de mayores con ruedines" sería un gran regalo.

A veces los padres nos dejamos llevar por la ilusión, por nuestros recuerdos de infancia o simplemente porque a nosotros nos gusta, pensamos que a ellos también y nos olvidamos que algo tan sencillo como pedalear, para los peques puede ser algo tremendamente difícil y frustrante y/o que, de momento, nos les gusta o motiva lo suficiente.

Imaginaros, nosotros emocionados, con muchas ganas de entregarle su regalo. Cuando lo vio le encantó, saltó de la alegría. No pasó lo mismo cuando se subió en ella… No sabía pedalear!!! Horror, su cara fue un poema. “No pasa nada cariño, papá y mamá te enseñan” pero empezó a enfadarse porque no le salía. Enseguida nos dimos cuenta que no estaba preparado, dejamos de insistirle y pasamos a otro tema. Una semana después volvimos a intentarlo, seguimos igual, pero su actitud era diferente.


Interés por la bici no muestra, es más, ni la pide ni se acuerda. A ver si estas vacaciones consigo que la coja. Creo que quedaremos con algún amiguito del cole que domine un poquito, a ver si así, le coge gusto al tema…ya sabes, entre ellos se entienden de maravilla. Y estoy segura que cuando empiece, no habrá quién lo baje de su superbici!!

Pero lo importante es no imponérselo, igual a él no le gusta, o no está preparado, o le ha cogido respeto...poco a poco, ya se verá! Hemos de respetar sus preferencias, y no olvidar que lo que nosotros queremos ( pensando que es por su bien) no siempre lo quiere él, puede elegir y hemos de respetarle.

¿Os ha pasado lo mismo con algún regalo? Y el tema bici, ¿le ha costado mucho?


Un abrazo

13 comentarios:

  1. Bueno...a nosotros nos pasa con el tema moto, en el parque se subía a todas las de los demás peques de 2 años, le llevamos a una tienda y pasa de ellas, reniega y empieza a volcarlas, total, que hemos decidido no comprársela, aunque no sé si ha sido buena idea...No os desaniméis, poco a poco, sabrá pedalear, es muy peque aún, y queremos que corran demasiado para todo...besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de preferir lo de los demás en el parque antes de lo suyo es muy típico, anda que no he ido veces cargadísima al parque para que el niño acabe jugando con lo de los demás... Un beso guapa

      Eliminar
  2. Aquí una que no sabe irben bici...la odiaba. Creo que mis padres insistían tanto en que aprendiera que le cogí manía y por cabezonería nunca aprendí...es verdad que tengo vértigo y no sé si eso me ayuda con el tema del equilibrio...No te preocupes, yo creo que poco a poco él mostrará interés....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja ya somos dos, yo tampoco tengo mucho arte, aunque lo cierto es que mucho no he practicado. Confío que con tiempo le guste, y sino, pues para su hermano ;) Un beso

      Eliminar
  3. Aquí una que no sabe irben bici...la odiaba. Creo que mis padres insistían tanto en que aprendiera que le cogí manía y por cabezonería nunca aprendí...es verdad que tengo vértigo y no sé si eso me ayuda con el tema del equilibrio...No te preocupes, yo creo que poco a poco él mostrará interés....

    ResponderEliminar
  4. Con el tema de la bici costo un poco al principio. También hay bicis que los pedales van más duros que en otras. Pero como bien dices todo a su tiempo, poquito a poco ya aprenderá y seguro que no habrá quien lo haga bajar!! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así lo espero, y si no, a por otra cosa ;) un beso guapa

      Eliminar
  5. Lo importante como bien dices es no forzarlo. Él lo hará cuando se sienta preparado.
    A mi me insistieron mucho. Tanto, que al final no aprendí. Odio la bici, tanto Agus ya le dije a mi marido que cuando la peque quiere aprender que le enseñé él. Yo le enseñaré a patinar.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi tampoco es algo que me encante... Seguro que tu peque tendrá una buena maestra de patinaje. Un beso

      Eliminar
  6. Tienes toda la razón. A veces pensamos que les va hacer ilusión lo mismo que a nosotros y no es así porque tienen su propia personalidad desde que nacen. Creo que has hecho estupendamente dándole tiempo. A mí no me gustaba nada la bici y Raúl le encantaba. En nuestro caso el mayor le tiene un poco de asco y al chiquitín le encanta. Cada niños es un mundo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que nos va a pasar igual. Uno es un más de hablar, de juego simbólico,... y a el otro le va más lo físico, las pelotas, etc... Cuestión de respetar y no forzar. Un beso guapa!

      Eliminar
  7. Hace no mucho leí un post de una madre (en inglés) que veía a su hija frustrada porque no podía montar en bici, la niña lloraba y tenía pesadillas porque se había caído y lo revivía en sueños. Al final la madre llegó a la conclusión de que estaban "forzándola" a hacer algo que no era necesario para su vida, que claro que les haría ilusión que su niña montase en bici con ellos, pero no era obligatorio.
    Con esto no quiero decir que sea vuestro caso, esta niña tenía 11 años, y a vuestro chiquitín probablemente le falte tiempo.
    Mi hijo se ha soltado este verano con la bici evolutiva de Imaginarium, que para mi es la mejor porque es muy estable, y tiene el peso perfecto para que el enano la pueda manejar. Empezó usándola como bici sin pedales y cuando le vimos hace un año que cogía las rampas de la urba y levantaba los pies y mantenía el equilibrio, decidimos comprarle los pedales para su cumpleaños. ¡Y qué acierto! (lo único que no hemos hecho ha sido comprarle los ruedines, porque yo lo pasé TAN mal yendo en bici con ruedines que hemos preferido que aprendiese "a pelo" jajaja)
    Un besito y ánimo, más tarde y más temprano os la volverá a pedir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, si, supongo que es cuestión de tiempo. Esperaremos sin forzarle, debe ser una diversión, no un sacrificio...y si no la usa, pues mira, su hermano la heredará nuevecita jajaja. Un besito

      Eliminar