viernes, 30 de octubre de 2015

Salir de una gran ciudad

En agosto os conté que me había mudado, salimos de Barcelona, y ahora vivimos en Sant Cugat, a las afueras. Piruli me pregunto hace ya unos post por nuestro destino, perdona, te respondo un poco tarde pero es que ...entre virus y cosas varias llevo un desorden mental que pa qué!

Bien, la cuestión es que dimos el paso y salimos de la gran ciudad. Es curioso como le cambia a una la vida, hay un par de cosas que nunca hubiera pensado hacer, una casarme, y estoy felizmente casada ( unos días más que otros) y la otra, irme de Barcelona, era y soy una gran enamorada de esta preciosa ciudad.  

Me costó tomar la decisión de mudarnos, pero mi marido estaba tan ilusionado y feliz que me eché la manta a la cabeza. He de reconocer que el primer mes tenía mis miedos... entre la mala adaptación que tuvieron los niños, sobretodo el mayor (vamos, le cambió tanto el carácter que yo no lo reconocía...menudo carácter!!) y la falta de servicios a mi alrededor ( tiendas, ambiente, etc) no tenía muy claro si habíamos hecho bien en cambiarnos.

Pero ahora he de reconocer que soy feliz. Lo único que echo de menos es tener a mis padres y a mis suegros cerca, aunque en un momento con el coche se plantan en casa, pero ya me entiendes, no es lo mismo.

Parece mentira cómo cambia una sus preferencias. Ahora disfruto del silencio, de la naturaleza, de ver paisajes que estaban verdes hace unos días y ahora disfruto viéndolos con las tonalidades típicas del otoño. Y me da mucha pereza ir a Barcelona ¡qué follón y qué ruido! ¿cómo no me daba cuenta antes? 



Ah! hay otra cosa que echo de menos, andar ¿qué contradicción verdad? Aquí te has de hacer a la idea que necesitas coche para todo, y más este año que el peque va a la guardería y me pilla más lejos. El año que viene iremos andando al cole, pero de momento he de buscar un rato (que me está costando mucho) para ir a andar, o mejor dicho a correr...a ver si me pongo en forma.

y tú, ¿has vivido un cambio así? ¿cómo lo has llevado?

Un abrazo

7 comentarios:

  1. No, nunca he vivido un cambio así y por una parte me gustaría y por otra me asusta.
    Te cuento que tengo una opinión ambivalente al respecto, porque me encanta la tranquilidad y los pueblos pero es que me aburro fácil. Aunque hay que admitir que muchas veces, con el día a día no llegas a notarlo, los fin de semanas creo que se me harían duros.
    Otro punto en contra es el transporte público, que yo soy muy fan de él y no tener se me haría cuesta arriba porque no me gusta conducir. Así que, irnos a un pueblo es una de nuestras posibilidades pero no acaba de convencerme...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasaba igual que a ti...y mira donde estoy. Los fines de semana con niños, imposible aburrirse. Un besote

      Eliminar
  2. Pero bueno, eso no vale porque acabo de mirar y os habéis ido a un pueblo muy grande y con transporte público!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja pero estamos a las afueras del pueblo, nada céntricos, te lo aseguro! Un besote

      Eliminar
  3. Seguro que os irá muy bien y que ese cambio tiene muchos aspectos positivos.
    Yo a lo largo de mi vida he tenido muchos cambios de colegios, de Ciudad, de provincia y de país, ¡Varios de todo! Así que soy la reina de la adaptación , es mas ,Me encanta!! Y para los niños también ,te obligas a adaptarte,a aprender otro idioma, a buscar soluciones a nuevos retos, aprendes a valorar muchas cosas y a abrir la mente y a no sentir ese absurdo sentimiento de posesión hacia un lugar....que a algunos les ciega..¡El mundo es patria!, en fin ,para mí es positivo y lo necesito. Vamos que si mañana me dicen que tengo que ir a vivir a otro país, arreglo mis maletas en un santiamén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué valiente Seoane!! La verdad es que nuestro cambio no ha sido tan espectacular como los tuyos, pero ya sabes, los cambios cambios son...y a los niños eso de salir del área de confort a veces no les gusta y les cuesta un poquito.
      Yo estoy muy contenta. Lo peor la mudanza jajajajjaaj que palizón!!! y que de juguetes y trastos llegamos a acumular. Un beso guapa

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar