domingo, 26 de julio de 2015

Mami, estoy enamorado.

Ayer, lo primero que me dijo al despertarse mi hijo mayor (algo más de 3 años y medio) fue: “Mami, estoy enamorado de tu”… Casi le borro su preciosa cara a besos!! Es la primera vez que me dice algo así, cada día nos decimos que nos queremos, en nuestro código, frases nuestras que hemos ido construyendo (gramaticalmente incorrectas pero con muuuucho significado para nosotros).

Os podéis imaginar la energía que me dio ese “estoy enamorado de tu”. Sé que el significado no es literal (ni lo espero), él aún no entiende de eso, pero sí sabe que es algo bonito, que va relacionado con las emociones, con el amor, con el cariño… Para mí fue un mami te quiero mucho.


Desde que nacieron les digo cada día lo mucho que les quiero, a veces pienso que soy un poco empalagosa, pero sé que llegará un día que no querrán tantos mimitos, o que les dará vergüenza, así que ahora me aprovecho!

Me gusta que ellos, bueno él, porque mi pequeño T apenas habla (aunque cuando me dice “maaaami” y tuerce la cabecita y me mira achinando sus ojitos sé que me quiere decir algo así como “mami, te quiero”) exterioricen sus emociones. Creo que es muy importante para su futuro. Estarán más en paz consigo mismos si de adultos hablan de ellas abiertamente. Hay adultos que se avergüenzan o sonrojan si hablan de amor, de pena, de miedo, de ira…(como si fueran tabús). Ocultan sus emociones porque posiblemente no les hayan enseñado a exteriorizarlas como algo normal.

Tengo dos niños, y me gustaría que cuando sean mayores si están tristes me lo cuenten a mi o a quien quieran, si sienten la necesidad de llorar lo hagan sin vergüenza …eso de los chicos no lloran, pasó a la historia.

Pero ojo! Que eso no quiere decir que no quiero que sean fuertes, bien al contrario. Quiero que sientan sus emociones sin represión y las entiendan para que sean más fuertes. Conocerse a uno mismo (las debilidades y las fortalezas), nos ayuda a crecer, a confiar en nosotros y a no tener miedos. Son muy pequeños todavía, es un largo trabajo que requiere tiempo y no sé si siempre estaré a la altura.

El conocimiento académico lo irán adquiriendo con el tiempo, en la escuela, en el instituto, en la universidad (si quieren)… mamá y papá iremos ayudando en su aprendizaje y le facilitaremos los recursos necesarios.

A veces confunden términos, y es cuando me muero de la risa. Como vio que sus palabras tuvieron tan buena respuesta por mi parte, por la tarde repitió la frase pero esta vez cambió una palabra, enamorado por embarazado, “mami, estoy embarazado de ti”. Disimulé mi risa para no molestarle, pero no pude evitar la sonrisa. Le expliqué que sólo las mamis están embarazadas cuando tienen un bebé en la barriga, me miró y pareció satisfecho con la explicación.

Esta etapa es tan bonita…aunque también oigo a menudo el “mami mala, mami tonta”, posiblemente la falta de vocabulario, o de saber expresar sus frustraciones o enfados hacen que reaccione así, no pasa nada, en la medida de lo posible le ayudo a salir de su enfado y entenderlo (difícil tarea, a veces)





¿Cómo os quedáis después de sus muestras de cariño? Yo feliz de la vida, me encanta!

Un abrazo ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario