jueves, 19 de febrero de 2015

Emociones y Embarazo

Hola a todos! Hace mucho que no toco el blog, y os aseguro que no ha sido por falta de ganas. Pronto, muy pronto empezaré con un proyecto profesional que me está absorbiendo el tiempo, pero estoy emocionada. Y encima con mis dos pequeños, pues que os voy a contar!

He de confesar que por las noches podría dedicarle algo de tiempo al asunto, pero, después de dormirlos a los dos, y cenar algo, acabo catatónica en el sofá (sino me he dormido con los niños, claro).

Bueno, a ver si de ahora en adelante puedo conseguir dedicarle el tiempo que se merece a mi modesto blog. Espero que los virus pasen de largo, que si no la cosa se complicará.

Hoy os quería hablar de un tema que al final dejaré para el próximo post. Veréis, esta mañana he tenido que hacer varias cosas, estaba haciendo tiempo porque tenía Cita Previa para gestionar un asuntillo, y decidí tomarme un café. Entré en una cafetería monísima a la que nunca había entrado. El ambiente era muy acogedor. Al ir a pagar, le pregunté a la camarera que de cuantos meses estaba embarazada, me dijo que de 8 meses. Sin apenas preguntarle me empezó a contar que era niña, que era la primera por parte de su marido, que estaba muy cansada, y sin darnos cuenta empezamos una bonita charla. Vi algo en sus ojos precioso, un brillo tan bonito! Estaba ilusionadísima, hablaba con tanto amor de su pequeña… Me enterneció. Recordé todos las emociones vividas en los dos embarazos, las caricias que le daba a mis pequeños a través de mi barrigota, como si se las diera a ellos, la de veces que soñaba despierta imaginando como sería su carita, la ilusión de prepararlo todo, los cajones con su ropita limpita y bien dobladita, las cremitas, pañales, etc todo bien puesto…la de horas que me pasé, disfrutando esos meses de dulce espera (como se suele decir). A pesar de las molestias del primer y tercer trimestre, a pesar de los dolores del parto, a pesar de las molestias postparto, a pesar de las noches en vela, vale la pena. Es una experiencia fascinante y enriquecedora.

Me he sorprendido a mi misma diciéndole a esa, ya mamá “no escuches a nadie, sólo a tu corazón. Disfruta cada momento intensamente, dale afecto, cariño y cógelo mucho, que no te digan que se acostumbrará a los brazos, ¿y qué? Cuando empiece a andar querrá explorarlo todo e ir más allá solita. Infórmate, lee, pero ante todo se crítica y hazlo todo a tu manera (y la del papá, claro), has de buscar el equilibrio”.


Al salir de la cafetería me he preguntado ¿pero quién soy yo para decirle eso a esa chica?...parezco la típica abuelita dando consejos, y no me gusta nada.
Espero que se lo haya tomado bien, me ha salido del alma. Yo con el primer bebé me estresé un poquito, me salió la leona que llevo dentro, y me molestaba mucho que la gente me diera consejos sobre cómo hacer o deshacer, sobre todo gente que no comparte mi manera de disfrutar y cuidar de los bebés. Sé que lo hacían con la mejor intención del mundo, pero sigo pensando que no pasa nada por no dejar llorar a un bebito, por cogerlo mucho, y porque duerma conmigo.

Si alguna recién mami o futura mamá me ha leído, ¿cómo lo estáis viviendo? Y las que ya tenéis niños más mayorcitos ¿os pasa lo mismo que yo?... ¿será que me hago mayor? …jajaja.


Un abrazo

4 comentarios:

  1. Jajaja Yo también les digo algo parecido a las embarazadas que me encuentro : "No hagas caso a nadieeee!! O te volverán loca" y me suelen contestar "¿Ni a ti?" "¡A mí la que menos! Yo ya no me acuerdo de nada" jajaja

    Me parece una grandísimo consejo. Le hiciste un favor, porque se va a acordar mucho de tus palabras cuando nazca el bebé

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego fue un consejo que me salió del alma!! Gracias por pasarte por aquí. Un abrazote

      Eliminar
  2. Yo intento no dar lecciones a nadie, ni consejos, pues yo he vivido una crianza llena de opiniones de todo tipo y he acabado (y aún a veces, lo estoy) hasta la coronilla. Aunque si te sale del corazón como a ti, no me parece mal. Entre personas de nuestra generación se ven las cosas de otra manera y es bueno que nos apoyemos entre la tribu. besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado es de apoyarnos entre la tribu. A veces las diferencias generacionales hacen daño... Pero hay que pensar que lo hacen con la mayor buena intención del mundo. Un besote

      Eliminar