viernes, 21 de noviembre de 2014

Y tú, ¿Qué Rey Mago eres?

Seguro que muchos de nosotros ya estamos cumpliendo nuestras funciones de Rey Mago o Papá Noel, o ambas (menudo trabajo). Y seguro que más de uno nos hicimos el firme propósito el año pasado de no volver a caer en el error de dejarlo todo para el último minuto, y buscar como locos el “juguete de moda”, que como no, nuestro peque también quería.

Hoy me gustaría hablaros de los juguetes. Hay quien no le da importancia, pero para mí son un pilar importantísimo. Seguro que todos guardáis en la memoria un recuerdo de aquel juguete que os acompañó durante vuestra infancia. Y es que los juguetes no sólo sirven para “jugar”, como algo trivial.

Jugar tiene un significado muy amplio, ayuda al bebé o niño a desarrollar áreas cruciales para su futuro: afectividad, sociabilidad, inteligencia, crecimiento armónico del cuerpo.

Podemos diferenciar diferentes etapas en el desarrollo del niño a la hora de elegir un juguete: 0-12 meses, 1-3 años, 3-5 años, 5-8 años, 8-12 años, y más de 12. Cada etapa tiene sus cositas, y como padres, creo que tenemos la responsabilidad de ayudar a nuestros hijos en su desarrollo (cada uno con su idiosincrasia), y el juguete es un gran aliado.

Cuando llegan estas fechas, o cuando queremos regalarles algún juguete, tenemos siempre el mismo dilema, sobre todo cuando son pequeñines y aún no expresan lo que quieren, ¿qué les regalamos?...no es fácil elegir.

En la web Juguete Seguro, que por cierto, me ha parecido estupenda, podéis encontrar mucha información y formación (porque ser padre y saber de todo no es fácil). Recomiendan hacerse 3 preguntas: qué tiene, qué quiere y qué necesita, así como tener presente las peculiaridades del niño. Me parece importante porque a veces no tenemos en cuenta estos aspectos y el niño acaba con más de lo mismo, con algo que en el fondo sabemos que no es de su interés pero que a nosotros nos gusta y sabemos que acabará arrinconado.

Yo siempre tengo un dilema, los iconos dónde pone “ A partir de tal edad”. Vamos a ver, ¿se refiere que a partir de tal edad el niño es capaz de jugar, de disfrutar con el juguete, vivir una experiencia placentera que le lleve a desarrollar habilidades, reproducir roles, etc o se refiere a que el niño puede manipularlo porque el juguete sigue la normativa (en nuestro caso europea)? Lo digo porque seguro que nos ha pasado regalar algo con toda la ilusión del mundo, y el niño ignorarlo, y pasado un buen tiempo éste transformarse en el mejor amigo del mundo mundial.

Edad recomendada


Pues bien, he estado buscando información, y todavía no lo tengo del todo claro. 

Según la directiva 2009/48/CE sobre la seguridad de los juguetes,
 el “destinado a” : expresión utilizada para indicar que un padre o supervisor puede suponer razonablemente que un juguete, por sus funciones, dimensiones y características, se destina al uso de niños del grupo de edad que se indica.
Si nuestro peque tiene menos de 36 meses hemos de prestar especial atención al símbolo (incluirlo) y las palabras “no es conveniente para los niños menos de 36 meses” acompañadas de la señal de peligro. Veo muy presente el tema de la seguridad, entonces entiendo que el “A partir de “/ “destinado a “ va un poco por ahí, y debemos ser nosotros quién conociendo al niño, sus destrezas, motivaciones, etc elijamos. Los juguetes que no están destinados al grupo específico de edad pueden llegar a provocar les lesiones.



Así que tomémonos el tema en serio, una mala elección puede traernos algún susto y alguna experiencia desagradable, pero una buena elección hará que nuestro peque disfrute, aprenda y crezca feliz, y puede que el día de mañana guarde en su memoria un dulce recuerdo. Y, no nos olvidemos que el mejor regalo que podemos hacerle a un niño es jugar con él, dejar de lado nuestras preocupaciones y obligaciones, quitarnos el disfraz de adulto y volver a la infancia.

¡Que disfrutéis jugando!


4 comentarios:

  1. Yo pienso, y puede ser que esté equivocada porque no lo aseguro al 100%, que los fabricantes de juguetes se tiene que asegurar de que no haya la más mínima posibilidad de accidente, así que hay juguetes con los que mis peques podían jugar perfectamente antes de los 36 meses que mostraban la famosa etiqueta de no apto para niños de 0 a 3 meses. Lo que yo hacía era estudiarlo bien y si a mí me parecía apto lo compraba y luego jugaba yo con ellos. Así que aseguraba que ni iban a haber accidentes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que ellos se lo pasaban bomba jugando contigo!! Gracias por pasarte ! Un abrazo

      Eliminar
  2. Así es , y no comprar cantidad sino calidad. Que el juguete sea útil de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo, la calidad es fundamental. Que cumpla con el reglamento europeo, y que tenga valor de juego. Gracias Seoane! Un abrazo

      Eliminar