miércoles, 22 de octubre de 2014

Primer añito




A estas horas, hace un año, Teo ya estaba en mis brazos. Es increíble con qué intensidad recuerdo cada momento.

Me desperté a las 7 de la mañana con contracciones, cada vez eran más intensas y seguidas. Me duché, me vestí y empecé a despertar al papá, que dormía plácidamente. Lo conseguí y le dije que estaba de parto, "¿seguro?" fue su respuesta, "siiiiiii". Fue veloz, se duchó, vestimos a Pablo que con casi 23 mesecitos no sabía la que se le venía encima. Su mundo iba a cambiar pronto, muy pronto.

A las 8 de la mañana Pablo ya estaba en la guarde, el papá llegó a casa en un suspiro (la guarde está a 2 minutos de casa), yo ya estaba lista, la bolsa con las cositas del bebé, mi bolsa, un detallito para cuando Pablo viniera a ver a su hermanito... y el papi me dijo que si podía desayunar, valoré la opción y le dije que sí. Creí que entendía que estábamos en una situación de emergencia, que sería algo rápido, y de repente le veo sentado en la mesa del comedor, con su taza y galletas, encendiendo el ordenador, yo con las contracciones cada 4 minutos "¿Perdona? ", y me dice "voy a ver el correo del trabajo"..."estoy de parto!!!!!". Creo que estaba tan nervioso que fue incapaz de reaccionar. 

A las 8:45 llegamos a la Clínica. Qué diferente fue un parto del otro. La experiencia en estos casos hace mucho. Conocer la clínica, los protocolos, lo que duele o no que te pongan la epidural, que te rompan la bolsa (en ningún caso he roto aguas)... La diferencia fue el factor miedo. Con el segundo disfruté más porque sabía como era todo, la sala de partos no me pareció tan fría, sabía lo que quería decir empujar cuando estás bajo los efectos de la epidural, eso si, en una postura nada natural para empujar, sabía que si me ponía a temblar era por los efectos de la epidural, que no pasaba nada... 


Cuando estaba embarazada del segundo en alguna ocasión pensé si sería posible quererle tanto como al primero. Si sería capaz de cubrir las necesidades afectivas de ambos... Y sí, es posible. Me sorprende la capacidad de amor que tenemos. Como pasamos rápido de pensar en nosotros a pensar primero en ellos, y en muchos casos sólo en ellos.

Con el primero la emoción, el nerviosismo, la novedad, el amor...hizo que su llegada fuera mágica. Y con el segundo, pues igual, aunque en mi caso la gran diferencia fue que el hecho de conocer, hizo que disfrutara mucho de cada momento.

Me estoy emocionando pensando cuando me pusieron a mi pequeño en el pecho, se me llenaron los ojos de lágrimas,estaba feliz, hubiera parado el tiempo para disfrutar más de esa sensación, de ese momento piel con piel tan tierno y natural. Luego lo cogió el papi, que imagen tan bonita...

Estudiamos cuidadosamente como debería ser el momento de presentar a los hermanos. Para evitar celos y posibles reacciones que no deseábamos, decidimos que lo mejor sería que Pablo llegara a la habitación cuando Teo no estuviera al pecho. ¿Y qué pasó? todo lo contrario, llegó cuando Teo estaba mamando. La reacción de Pablo fue enfadarse conmigo. ¿Quién era ese de ahí que estaba en el pecho de mami? Menos mal que se le pasó pronto. Yo hice grandes esfuerzos para controlar la situación...las hormonas me tenían un poco sensible.

Y ya ves...un año! Ha pasado volando. Ya somos un pack de 4 indivisible. No podemos pensar en nosotros sin tenerlos en cuenta a ellos, lo más importante en nuestras vidas. Y ellos se quieren con locura.

Espero no olvidar nunca esos recuerdos. Y tú, ¿quieres compartir tu experiencia?

Un abrazo

4 comentarios:

  1. Que bonita familia! Yo solo tengo una y no se si temdre en un futuro otro xqe sali escaldada del parto... Como tenia anemia por los suelos perdi tanta sangre en paritorio q me desmaye cuando me subieron a planta y luego con las fiebres pues... Dos semanas estuve en el hospi cuando lo max son 3 dias... Pero bueno! Ahora estamos geniales las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Asun! Tiempo al tiempo. Lo importante es que tú y tu pequeña estáis bien. Disfruta mucho de cada momento, el tiempo se escapa. Un besote

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Mil Gracias Paula!! El tiempo pasa volaaaando ;)

      Eliminar