viernes, 10 de octubre de 2014

Mamá quiere superpoderes



Sí, quiero ser una superhéroe, y tener superpoderes. Con uno me basta, poderme multiplicar. Y es que hay momentos en que me iría muy bien.


Seguro que muchas de vosotras habéis vivido esta situación: de madrugada, bebé pasa mala noche, está con fiebre, vómitos...y obviamente, el angelito se queja. A ti se te rompe el corazón, haces todo lo posible y casi lo imposible para que no llore, ¿que le pasa a mi niño? ¿le duele algo, está nervioso, quiere agua, le cambio el pañal, lo cojo y lo acuno, le acaricio, le canto, le enseño cositas del comedor para que se entretenga, voy a la cocina (a veces si abro la nevera se calla) ... ? y de repente oyes un "mamá...mamiiiii". ¡ Oh no, el mayor se ha despertado! y como no, a quién reclama es a ti. Papi corre a calmarle, no sea que empiece a llorar también (un dúo no, por favor), pero no, que no y que no, que quiere a mamá. Y como es de esperar, no está para entrar en razón, ¿por qué tiene que esperar a que el pequeño se duerma?¿él también quiere a mamá?.

Pues así llevo 3 noches seguidas. Y ayer en el sofá, mientras mi bebote encontraba consuelo con su mami-chupete, el otro exigía a mamá y papi hacía lo que podía, lo decidí. Sólo quiero poderme multiplicar en casos así. 

Bueno, y no estaría de más hacerlo también cuando están malitos y sólo quieren tus brazos, y pasan las horas. Tú estarías días enteros, es precioso ver como se calman en nuestros brazos, pero claro, la realidad es otra. Hay que barrer (que está el suelo lleno de migas y arena del parque), fregar el suelo, recoger los juguetes que se han quedado repatidos por el comedor, como hecho adrede para que mamá no se aburra cuando estoy en el cole, ah! y hacer la comida. Así que mientras disfrutas de tu bebé tu cabeza va pensando " déjalo ya en la cuna que a este paso no te da tiempo de hacer nada", es entonces cuando haces el intento de dejarlo dormidito en su cuna, y justo cuando te separas de él, llora, quiere estar contigo (¿no lo ves mami?). Pues eso me ha pasado a mi hace un rato, hasta 5 intentos...pobrecito mi niño.

Ser madre es agotador, y un poco de ayuda no nos vendría mal, ¿verdad?

Y a ti, ¿te gustaría tener superpoderes?



Un abrazo

2 comentarios:

  1. Pues sí que me vendría bien ese superpoder del que hablas. Me ha pasado y me pasa lo que cuentas. De repente los dos quieren mi atención y no se conforman con compartirla ¡tiene que ser una atención total y absoluta! Y nosotras matándonos para consolarlos lo mejor posible para conseguir más y más lloros. Es muy frustrante. Es uno de esos momentos en los que ser madre resulta angustioso. por cierto, más de una vez he tenido que barrer, recoger o limpiar con un chiquillo en brazos o agarrado a mi pierna. ¡Que cruz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego somos , con o sin poderes, superheroinas! Quién nos iba a decir que íbamos a ser capaces de hacer tantas cosas a la vez!
      Un abrazo!

      Eliminar