viernes, 13 de junio de 2014

Semana de Matrículas

He de reconocer que estoy un poco disgustada. No sé cómo estará el tema en el resto de comunidades autónomas, pero en Cataluña va por puntos, y si hay empate, que siempre hay porque un gran número de niños tienen 30 puntos, los que tocan por vivir en el área de proximidad al centro, vas a sorteo.



Es muy injusto que como padre no puedas elegir el centro donde quieres que tu hijo adquiera conocimientos, valores, juegue, se desarrolle como persona, establezca relaciones de amistad y confianza, donde pase la mayor parte del día… Entiendo que es difícil encontrar un sistema justo, y que muchos coles tienen más demanda que plazas ofertadas, pero no me parece bien el sistema actual.

Somos una de las muchas familias afectadas. De los 4 coles que pusimos como opciones no nos han asignado plaza en ninguno, claro que si no entras en el primero la probabilidad de que entres en la segunda opción es muy reducida, ya que de las plazas que han quedado libres después de la primera ronda, entran en sorteo los niños que no han entrado en el primer cole y optan a la segunda elección. Es cuestión de suerte ya que te asignan un número al azar, sacan del bombo uno y a partir de ahí se empieza a elegir…

Me indigna no haber podido elegir centro, que las horas que hemos invertido entrevistándonos con directores no hayan servido para nada, que las horas que hemos invertido pensando qué proyecto educativo nos gusta más o se adapta mejor a nuestro hijo no hayan servido para nada,… y que al final nos hayan asignado una plaza en un colegio público donde quedaban plazas libres. Es una pena, y a la vez siento impotencia.  

A toro pasado todo es muy fácil, hay quién te comenta, “si es que tenías que haber esperado al último día, llamar a los coles que te gustan y ver en cual hay plazas libres”, otros  “deberías de haber ido el primer día a  entregar la solicitud al colegio que querías en primera opción” que por cierto es lo que hice…pero en el fondo es cuestión de suerte, que no hayan más solicitudes que plazas, y que si vas a sorteo tengas suerte.

Y luego te enteras de que hay familias que se empadronan, por ejemplo, en casa de los abuelos porque el colegio está en esa área de influencia, y así obtienen más puntos… Indignante.

Pues no me parece bien.

Pensándolo fríamente, no nos ha ido tan mal, aunque la escuela dónde irá Pablo no es la que yo me había imaginado, lo cierto es que ni siquiera fui a conocerla, y me he llevado una grata sorpresa, pero aun así tengo una cosita dentro. ¡Y es que no me extraña! es que he de depositar toda mi confianza en un centro, que por muy bien que esté, yo no he elegido. Y es difícil cuando se trata de que cuiden, eduquen y enseñen a tu hijo.

Con Teo hemos tenido más suerte, irá a la guardería qué queríamos.

Ya os contaré qué tal, de momento vivamos y disfrutemos el presente con nuestros pequeños.

Un abrazo

No hay comentarios:

Publicar un comentario