jueves, 29 de mayo de 2014

Trabajo y Maternidad

Ayer por la noche leí un post de Mamá y Maestra que me hizo pensar, comparte su inquietud por montarse un negocio por cuenta propia para poder trabajar desde casa. Yo tomé esa decisión hace unos meses, hace tiempo que lo tenía en mente, pero a veces necesitamos un empujoncito. Creo que en alguna ocasión os he contado que me comunicaron el despido de la multinacional en la que trabajaba tres días antes de dar a luz a mi primer hijo. Lo pasé mal, muy mal, pero con el tiempo me fue rondando la idea de montar algo desde casa. Cuando me quedé embarazada del segundo lo vi claro, es lo que quiero, a pesar de la inseguridad económica, a pesar del momento económico en el que se encuentra España, a pesar del miedo que da dejar de ser asalariado y convertirse en empresario. Quiero estar al lado de mis hijos, quiero estar en casa cuando se pongan malitos, quiero poder ir a buscarlos al cole… Me da lo mismo ganar menos dinero, si si, ya sé que cuando empiezas un negocio puedes tardar meses, incluso años en tener beneficio. No pasa nada, podemos reorganizar los gastos domésticos. Y lo más importante, mi marido me apoya en esta aventura. Y por otro lado,no me afecta dejar de lado mi carrera profesional, claro que igual algún día me arrepiento.

De momento tengo mi proyecto parado, lo he intentado activar varias veces, pero el pequeño tiene 7 meses y todavía me necesita mucho, así que esperaré a setiembre para ponerme manos a la obra. Ya os contaré cuando empiece.

Pero la cuestión de la que os quiero hablar no es esta, esto me ha hecho pensar en todas las mamis que trabajáis dentro y fuera de casa. Es cierto que estar todo el día en casa es duro, yo diría agotador. Hay días en los que no paras, y nadie te lo agradece, lo que haces (limpiar, comprar, cocinar, organizar, dedicar tiempo a tus hijos, etc) no se luce nada, en casa no entienden que te hayas vuelto tan “neurótica” con el orden o la limpieza, y claro, es que se ha convertido en tu trabajo, y a nadie le gusta que le echen por tierra su esfuerzo. Pero estar dentro y fuera debe ser agotador.

Admiro a las mamis que coordinan sus agendas a la perfección, encontrando huecos para cualquier imprevisto. Mamis que se pegan un madrugón para estar listas (y perfectas) para irse a sus trabajos habiendo preparado desayunos para todos, preparar mochilas, tener presente si los niños tienen deporte, inglés o cualquier otra actividad extraescolar, dejar a los niños en el cole, llegar puntuales a sus trabajos, estar su jornada laboral centradas pero sin olvidarse de sus pequeños…y todo sin perder profesionalidad. Conciliando la vida familiar con la laboral.  Desde aquí mi admiración y respeto.

Debe de ser durísimo tener que separarte de tu bebé con apenas 4 meses para reincorporarte a tu puesto de trabajo. El despido en su día lo viví fatal, creo que llegué a tocar la depresión, mi mundo se puso patas arriba, y lo peor de todo fue que posiblemente dejé de disfrutar como debería del mágico momento de ser madre, y mi relación de pareja sufrió. En su día no fui capaz de valorar el regalo que me hacían, porque no he tenido que vivir esa separación. Tengo amigas que cuentan que no es tan duro, que la baja maternal se les hizo muy pesada, y que deseaban volver a su "vida". Como veis, hay gustos para todas.



Pero está claro que sea cual sea la situación de cada una hay algo muy grande que nos une, somos madres con todo lo que ello implica. Y estés a tiempo completo en casa, o no ( por decirlo de alguna manera) tenemos la capacidad de abarcarlo todo.

Yo ya llevo bastante tiempo sin trabajar fuera de casa, ¿y sabéis? me siento un poco insegura, creo que me he oxidado un poco, mi vocabulario se ha reducido bastante ( eso no se toca, muy bien, cuidado no te hagas pupa...y cosas por el estilo), mi mundo aunque es enorme se ha reducido, me siento segura en él, y me gusta la sensación que me da el poderlo controlar todo (todo lo que envuelve a mis niños). Quizá por eso prefiera buscar una alternativa laboral, porque me da miedo separarme físicamente, en el sentido literal. Me da miedo no poder controlarlo todo y fracasar en algún campo...

¿Os habéis sentido así alguna vez? ¿cuál ha sido vuestra experiencia?

Un abrazo




2 comentarios:

  1. Hola Paloma, me gustó mucho leer tu experiencia "del otro lado" y estoy segura que nuestro sueño se cumplirá! es por una buena causa.

    Estoy segura que pronto te recuperarás de esos años de estar fuera de lo laboral, tu puedes!

    Gracias por la mención. Estamos en contacto. Tienes twitter?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isis! gracias por tu comentario y por pasarte por mi blog.
      Seguro que nos irá bien, y sino, encontraremos alternativas.
      Sí, tengo twitter...aunque no lo domino mucho, la verdad.
      gracia_paloma
      Seguimos en contacto y luchando por nuestros sueños!
      Un abrazo

      Eliminar