jueves, 10 de abril de 2014

Alergia o intolerancia alimentaria

En este post voy a intentar hablaros de la primera intolerancia o alergia alimentaria que puede sufrir nuestro pequeño al ir introduciendo alimentos en su dieta. Este es un tema que a muchas mamis nos preocupa, sobre todo porque cuando vas al médico a que te expliquen cómo introducir alimentos, hacen mucho énfasis en las intolerancias, o alergias.

Así que me he puesto manos a la obra a buscar información sobre el tema, y la comparto con vosotras.Básicamente hago referencia a la alergia y/o intolerancia a las proteínas de la leche de vaca, ya que es el primer gran alimento del bebé.

Para empezar os voy a explicar las diferencias entre alergia e intolerancia:
-    La alergia es un tipo de reacción inmunitaria típica que aparece pocos minutos después del contacto con la leche. Las leches de fórmula son leche de vaca adaptada, por tanto, los niños alérgicos empiezan a tener síntomas después de probarla. En muy pocos casos puede pasar que lactantes que sólo reciben leche materna se sensibilicen con los lácteos que ingiere su madre, ya que las proteínas de éstos pueden pasar a la  leche materna.
     Los síntomas típicos de las alergias alimentarias suelen ser leves, como cutáneos (urticaria, prurito, enrojecimiento de la piel, dermatitis, inflamación de los labios, boca, lengua, cara y/o garganta), digestivos (náuseas, vómitos, cólicos, diarrea, picor de boca y garganta, hinchazón y dolor abdominal) y respiratorios (rinitis, asma, tos y sibilancia).
Si queréis una explicación más teórica y exacta podéis clicar aquí
En los casos más extremos, y afortunadamente menos frecuentes, se pueden dar otros síntomas graves como la anafilaxia (reacción alérgica generalizada que aparece a los pocos minutos tras la ingestión del alimento, incluso de trazas de éste, y progresa muy rápidamente afectando a todos los órganos). Y a no ser que inmediatamente se le de adrenalina (para abrir las vías respiratorias) se puede llegar al shock anafiláctico, con parada cardíaca. No nos asustemos, os recuerdo que se da en muy pocos casos, pero os lo menciono porque creo que la información nunca está de más.

-     La intolerancia puede tener distintos orígenes y sus síntomas son más variados.  La respuesta a la intolerancia alimentaria se produce en el aparato  digestivo, éste no puede digerir adecuadamente los alimentos, puede deberse a deficiencias enzimáticas, sensibilidad a los aditivos alimentarios o reacciones a químicos que generalmente están presentes en los alimentos. Sus síntomas no son inmediatos, se presentan más lentamente y suelen parecerse a los síntomas digestivos de la alergia.

Una buena noticia es que, según el Libro de las Enfermedades Alérgicas 2012 y del Tratado de Alergología 2007, aunque la alergia a los alimentos en niños es alta, en la mayoría de los casos es una situación transitoria, se estima que el 80% de los niños alérgicos a la leche y el 50% de los niños alérgicos al huevo, a los 5 años dejan de serlo.

Como os podéis imaginar, a la mínima duda de que nuestros hijos puedan estar sufriendo alguna alergia o intolerancia, hemos de acudir al pediatra, él será quién diagnostique y nos diga cómo proceder. Por lo que he leído, lo que se suele hacer es excluir de la dieta el alimento que provoca la alergia o la intolerancia, y sus derivados. Ésto ha de ir acompañado de seguimiento médico, para comprobar que el pequeño siga una buena alimentación y no le falten nutrientes.

A los lactantes que toman leches artificiales se les cambia de leche por otra adaptada. A los bebés que ya tienen una dieta más variada se les ha de excluir los derivados de la leche, incluso de otros animales (como cabra, oveja, burra), en muy pocos casos estos niños tienen problemas con la carne de vacuno.

Los niños que ya tienen una alergia alimentaria tienen más riesgo de tener otras alergias alimentarias. Por eso, se recomienda que cuando se incluyan otros alimentos (huevo, pescado, frutos secos, fresas,…) se haga en pequeñas cantidades, y de uno en uno, vigilando la aparición de posibles síntomas.


Espero que este resumen que he hecho os haya sido útil... Nuestros pequeños van creciendo, su mundo se amplía, y ¡ahí estamos mamis y papis para ayudarles a crecer felices!

Un abrazo

2 comentarios:

  1. Hola hola!! pásate por mi blog! te he dejado un regalito!!

    unomasunonoson2.blogspot.com

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por nominarme UnoMasUno Noson Dos. Me ha hecho mucha ilusión tu regalito, Un abrazo

    ResponderEliminar