lunes, 24 de marzo de 2014

Mochila Portabebés, mi gran aliada.

Hoy me gustaría hablaros de mi gran aliada, mi mochila portabebés. En la calle, cuando voy con mi hijo mayor de la mano o voy empujando el carrito,  me da libertad en las dos manos y me permite hacerlo todo con más agilidad… Y en casa, cuando el bebé no tiene consuelo y sólo quiere brazos, ponerlo en la mochila es una gran liberación.

No siempre disponemos de tiempo para abrazarlos, las obligaciones nos impiden sentarnos y darles esos mimitos que tanto les gustan. Entonces con el vaivén de nuestro andar o movimiento se quedan tranquilitos, incluso se duermen. Además, les encanta “cotillear”, observarlo todo, descubrir el mundo que les rodea, y sobre todo, estar con su mamá o papá.

Si vuestro bebé es grande, no os preocupéis. Lo importante es colocarnos la mochila bien, que el bebé esté en la altura correcta, así mantendremos nuestro eje corporal y evitaremos lesiones y sobrecargas.

Según un artículo que leí en la revista Ser Padres, el Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid recomienda utilizar portabebés ergonómicos en lugar de carritos para transportar a los niños.

Los beneficios de las mochilas portabebés son muchos:
  •       -  Previene y favorece la curación de la luxación congénita de cadera o displasia de algunos bebés.
  •       - Evita la plagiocefalia (deformidad en la cabeza).
  •      -  Fortalece los músculos de la espalda.
  •     -   Facilita el aprendizaje del lenguaje y la socialización

Además, “está especialmente recomendado para bebés prematuros, ya que el porteo regula mejor la temperatura corporal y las constantes vitales debido al contacto de la piel del niño con el progenitor”.

Ahora están de moda, las hay más ergonómicas, más modernas, más estilosas… Escojas la que escojas, lo importante es que estén homologadas. Al principio, es posible que necesites ayuda, luego te será más fácil ponértela sola que con ayuda, como todo es cuestión de práctica. Y ahora que llega el buen tiempo, mucho mejor, menos ropa, gorritos, guantes... Son ideales.

Yo tengo dos, aquí tenéis las imágenes.



Las dos me resultan muy cómodas, y son muy fáciles de lavar, este detalle es importante, sobre todo cuando los dientes empiezan a molestar y babean tanto. Este tipo de portabebés me daba un poco de respeto, tenía miedo que se fueran soltando, pero he podido comprobar que son muy seguras. Y esta última es muy práctica.



Ya me contaréis qué tal os va.




No hay comentarios:

Publicar un comentario