miércoles, 16 de marzo de 2016

Miércoles Mudo # 32 - "Barco a la vista!!"

“Mami, confía en mi”

El otro día estaba con mis dos peques en el parque. No era de los parques habituales, decidimos cambiar para descubrir cosas nuevas. Lo cierto es que, a pesar de ser muy chulo, quizás no está pensado para los más peques, para mi gusto los columpios y estructuras son demasiado altos.

Mi peque-mayor me dio una lección de esas que dejan huella. Estaba intentando subir por una especie de escalera muy sencilla metálica, cuyos peldaños estaban muy separados y la cima estaba muy arriba. Yo, como no me parecía muy seguro, me coloqué detrás de él por si las moscas… De repente él se giró, me tocó la cara con mucha dulzura y me dijo “mami, confía en mi”. Al momento me di cuenta que con mi miedo no le estaba ayudando en absoluto, me aparté, y muy a mi pesar observé desde la distancia su hazaña, no sin sufrir y haciendo un gran ejercicio de control de impulsos.

Me ha dejado tocada. Tengo claro que mi papel es el de enseñarle, el de darle recursos para que sea capaz de conseguir lo que se proponga, que sienta que le apoyo y que confío en él para que confíe en él mismo. Pero con mi instinto de protegerle a veces le transmito mis miedos…y él así lo siente. ¡Qué difícil se me hace controlar los miedos!



Desde luego enseñarles, darles alas, es dejarles su espacio para que experimenten y comprueben límites, es estar ahí para ayudarles cuando nos necesiten. Y digo bien cuando nos necesiten, ¡pero qué difícil se hace a veces actuar cuando ellos lo necesiten y no antes!! Es como cuando me sale el ramalazo “venga que tengo prisa” y acabo vistiéndolo yo, o recogiendo sus juguetes…

Así que su frase “Mami, confía en mi” se me ha quedado totalmente grabada en la cabeza, por él he de dejar que pruebe sus retos, que busque sus límites. Mi lugar es apoyarle, ayudarle cuando él me lo pida, evitar que se haga daño, y no evitarle la frustración porque es parte de la vida.


¿Podré controlar mis impulsos? Con lo fácil que sería poner a mis pequeños entre algodones y cuidar de ellos…

Un abrazo

jueves, 10 de marzo de 2016

Ver el mundo con sus ojos

En la guarde del peque empezaron hace unas semanas un proyecto muy chulo y pidieron  la colaboración de las familias. Así que ahí estaba yo, prestándome para echar una manita. 

Os cuento, cada viernes 3 educadoras y 2 padres/madres salen a pasear con un grupo reducido de niños de la guarde, los hay de P1 y de P2. La idea es salir de la guarde y desde ese momento son los niños los que deciden hacia dónde vamos, dónde nos paramos, qué observamos… Son ellos los que marcan el tiempo. 

¿Y para qué? Para los padres es una oportunidad maravillosa para darnos cuenta que siempre vamos con prisa, corriendo y marcando a nuestros pequeños “venga, que llegamos tarde” “¿¡quieres dejar eso?!”… seguro que os suena, sin dejarles mucho margen para que dejen libre a su ilimitada curiosidad y capacidad de sorprenderse. Y para las maestras es una oportunidad para recoger datos para un estudio que están realizando.

Fue una experiencia muy enriquecedora, además por un ratito te sacas la máscara de la responsabilidad (sin mirar el reloj, observando a los peques, cuidando que no se hagan daño ni corran peligro), y ves el mundo con sus ojos, recuperas la capacidad de sorprenderte por cosas que has dejado de mirar, como una florecilla que sale al lado de un árbol, pájaros que vuelan, una nube blanca, una verja que está torcida, un papel sucio del suelo, una hormiga que camina solita por la acera y que por la reacción de los niños parece que han visto a un dinosaurio…. Es muy divertido, y te hace reflexionar, y darte cuenta que su realidad es algo diferente a la nuestra, y eso lo deberíamos tener siempre presente. ¿Cuántas veces les explicamos algo y parece que no lo entienden, o esperamos de ellos que hagan algo en un tiempo concreto y no hay manera…? claro, cómo lo van a entender o hacer como pretendemos, a veces sólo cambiando la perspectiva de las cosas les podemos ayudar.




Me encantan estas actividades en la que no sólo ayudas y colaboras, sino que también aprendes junto a tus hijos. Es un bonito camino, crecemos y aprendemos juntos. Desde esta experiencia intento adaptarme a sus necesidades, a su curiosidad, a relativizar la prisa, si es necesario salimos un poco antes y listo, preparados para disfrutar y sorprendernos!!

Un abrazo


miércoles, 9 de marzo de 2016

Miércoles Mudo - Mami, gallinitas!!!

martes, 8 de marzo de 2016

Punto de Inflexión

Menuda semanita llevo... Si me vais leyendo sabréis que la maternidad supuso un cambio total en mi vida, mejor dicho muchos cambios en mi vida. El más importante y valioso, sin duda, ha sido ser mamá (seguro que a vosotras os ha pasado lo mismo). Otro cambio fue dejar de trabajar en el sector que estaba, justo después de tener a mi primer hijo. A los 5 meses de nacer mi bebé me puse a buscar trabajo, hice varias entrevistas, y la verdad es que no me fue nada mal, llegaba a segundas o terceras entrevistas de cada proceso, pero siempre habían objeciones, que si no me podían ofrecer el mismo salario que en mi anterior trabajo, que si me iría enseguida, que si mucha formación, que si que se yo...y por supuesto, en más de una entrevista tenía que oír preguntas tipo " ¿y no quieres ir a buscar al segundo? ¿la parejita para cuando?...bla bla bla" Estoy hablando de hace 4 años, plena crisis, ahora espero que el panorama no sea el mismo. Ante las trabas, decidimos aprovechar e ir a buscar al segundo retoño. Mientras estaba embarazada del segundo pensé qué hacer con mi vida, y me metí en un proyecto, en mi proyecto. Me formé, le di muchas vueltas y cuando me sentí preparada lo puse en marcha.

Este mes he cerrado, mi tienda online ha sido mi ilusión, pero también mi estrés. Finalmente la he cerrado, tengo mis dudas, pero ¿sabéis qué? he entendido algo. No puedo estar en casa al 100%, no puedo llevar un negocio con varios frentes abiertos al 100%, no puedo estar aquí y allá, de día y de noche, queriendo abarcarlo todo. No he sido totalmente feliz, y mis hijos no se lo merecen. Se merecen una mami contenta y alegre, que en casa desconecte y esté por ellos. Porque trabajar en casa no es fácil, yo no he sabido encontrar el límite, necesitaba llegar a un punto de inflexión.

Así que sintiéndolo en el alma he tomado una decisión, creo que acertada. Vuelvo a buscar trabajo, este tiempo he crecido profesionalmente y personalmente, sé que soy capaz de muchas cosas, pero prefiero otro tipo de trabajo, con un horario, con un sueldo con el que contar cada mes, con compañeros, salir de casa....



Así que llevo dos semanas de enfermera y de enferma con gripe, y tomando muchas decisiones, asumiendo y poniendo emociones en su sitio, cerrar una etapa no siempre es fácil. He estado muy ausente en mi rincón De Mamis, pero necesitaba el tiempo para otras cosas, para cambiar mi rumbo...Ahora si que estoy preparada para empezar una nueva aventura! Y mientras sale una oportunidad laboral, voy a aprovechar con mis peques....que luego lo echaré de menos, seguro! Por desgracia la conciliación es algo escasa en este país.

Un abrazo

martes, 23 de febrero de 2016

Esta vez le toca a él, aunque me cueste

Me ha tocado, supongo que es gripe. El mayor cayó el sábado por la noche, y es que era de esperar que cayera yo al poco tiempo, cuando están malitos duermen pegados a mí, cara con cara, con lo que todos los virus acaban siendo respirados por mi …es inevitable. Nunca es buen momento para ponerse uno malo, pero hoy precisamente no me venía nada bien. Hoy tenía tutoría con la maestra de Pablo, nada urgente, pero si importante para mí, quería hablar un ratito tranquila con ella, cambiar impresiones y ver cómo podemos trabajar conjuntamente ciertos aspectos que creo que hemos de incidir, como el empeño que tiene mi hijo de no aceptar a la autoridad ( básicamente en casa, ahora dice que soy una mandona), o cómo poder ayudarlo para que maneje mejor la frustración.



Pues nada, aquí estamos, en casa, mi retoño y yo, él hoy mejor y yo hecha polvo y con fiebre (¿cómo puede ser que él ayer estuviera a 39ºC, le diera Dalsy y en 5 min estuviera saltando e hiperactivo, y yo a pesar de mi ibuprofeno sigo hecha unos zorros???). Le ha tocado al padre de la criatura ir a la tutoría. Os he de confesar una cosa, hasta hace 10 min estaba convencida que iría yo, pero he tenido que hacer un ejercicio de sinceridad y reconocer que no estoy bien, que con mis escalofríos, fiebre, tos y mocos no era plan de ir repartiendo virus, y he tenido que DELEGAR algo que es muy mío (tanto como de su padre) pero es que no lo puedo remediar. Asumo muchas funciones sin dejar espacio a mi pareja para que ejerza de padre (claro que a veces ya le va bien). Esta vez me ha dolido…además, estoy convencida de una cosa, no me voy a enterar ni de un 10% de la conversación, porque aquí el amigo, transmitir, lo que se dice transmitir, lo hace de manera muy resumida. Pero oye, él es tan padre como yo madre, y he de controlar este impulso controlador y dejarle su espacio que estoy segura que lo hará muy bien….pero me fastidia no poder ir… Y por si acaso se le olvida, le he mandado una foto con unas notas que he tomado, puntos que quería hablar en la reunión ( ya veis que no lo puedo evitar jajaja)

En fin, estoy aprendiendo poco a poco a delegar y dejarle responsabilidades, porque luego encima me quejo de que todo lo hago yo (qué locura, pero si es lo que quiero jajajaja)
Os pasa a vosotras o es cosa mía este impulso que llevo muy dentro.


Un abrazo 

miércoles, 17 de febrero de 2016

Miércoles Mudo - Mi rico pan